GENERALIZADA INSPECCION A LOS MONOTRIBUTISTAS DE LA CATEGORIA B

La AFIP inició un amplio control a los 1,3 millón de contribuyentes monotributistas de la categoría B, de los cuales 400 mil están inscriptos como “vendedores de cosas muebles”. Se detectó que el 55 por ciento debería tributar en categorías más elevadas.
La Administración Federal de Ingresos Públicos inició un control masivo de todos los contribuyentes inscriptos en la categoría B del monotributo. De los 400.000 inscriptos como “vendedores de cosas muebles”, el organismo fiscalizador detectó que más del 55 por ciento presentan inconsistencias entre los gastos operativos realizados y la categoría en la que se hallan encuadrados. Durante la primera etapa del operativo, el objetivo es inducir a la recategorización voluntaria de los contribuyentes que estén mal registrados. Por otro lado, el próximo 31 de enero vence el régimen informativo para los monotributistas de las categorías más altas, que deberán declarar cuánto consumen de gas y luz para cruzar ese dato con la facturación estimada y determinar de ese modo si están bien anotados.

“El Régimen Simplificado fue creado con la idea de lograr la inclusión de los pequeños contribuyentes, por lo que es importante evitar el uso abusivo de falsos monotributistas o el llamado enanismo fiscal de aquellos que están intencionalmente mal inscriptos en el fisco para pagar menos impuestos”, aseguró el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, al dar a conocer el inicio del operativo.

Del total del universo de los registrados en la categoría B (1,3 millón de contribuyentes que deberían facturar hasta 24.000 pesos anuales), 400.000 se encuentran dentro del Régimen Simplificado como “vendedores de cosas muebles”. De ese universo, el organismo fiscalizador detectó inconsistencias en 230.000 casos.

“La investigación consistió en cruzar a los monotributistas con sus aplicaciones bancarias, cuáles eran sus consumos de energía, cuántas tarjetas de crédito tienen, entre otros datos. Encontramos el caso de una persona que en su cuenta bancaria tenía 335.000 pesos, 15 empleados a su cargo (con un costo laboral de 93.000 pesos anuales) y que había adquirido recientemente un BMW, pero que declaraba facturar 24.000 pesos anuales”, resumió a Página/12 un funcionario de la AFIP.

Para revertir la situación detectada, en una primera parte se realizará un “proceso de inducción”, donde la AFIP envía cartas masivamente para que los contribuyentes se recategoricen. “Generalmente, un 50 por ciento de los que son intimados cambian de categoría de manera voluntaria. Así nos pasó con otros cruces que realizamos, como el control de los que compraban dólares, los que viajaron al Mundial de Fútbol de Sudáfrica y los monotributistas empleadores”, indicaron a este diario desde la AFIP.

Más allá del proceso de inducción, desde la entidad que conduce Echegaray afirman que también quieren escuchar los argumentos de los contribuyentes. “Puede ser que haya casos de personas que se inscribieron en el monotributo hace un año, a los cuales les fue muy bien en el último período fiscal y tengan que cambiar de categoría, pero todavía no lo hicieron. Hay que hacer un trabajo de fiscalización minucioso”, agregaron desde el organismo. La AFIP tiene la posibilidad de controlar las deudas con cinco años de antigüedad. Una vez que los contribuyentes reciben una carta, tienen diez días hábiles para responder.

Fuente Página 12

Usted puede emitir un comentario, o trackback para su propio sitio.

Emitir Respuesta

Usted debe estar loggeado para emitir comentarios.

Powered by COsistemas
(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','https://www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-81610537-1', 'auto'); ga('send', 'pageview');